lunes, 27 de octubre de 2014

¡Estamos de vuelta!

Después de un largo parón por causas laborales y de salud, aquí estoy de vuelta y, esta vez, espero que para quedarme. Este último año ha sido un no parar, me prometí a mi misma que bajaría el ritmo, pero no he podido hacerlo del todo, hay cosas con las que nunca podré y la inactividad es una de ellas, creo que jamás sería capaz de quedarme mano sobre mano mirando el televisor, día tras día, ¡me daría un ataque de nervios!. 

Así que, he continuado con alguno de mis proyectos, como el Día del Elegante en colaboración con el Museo Zumalakarregi que ya está viento en popa y ¡a menos de un mes para su celebración!, y los bolillos (no los podría dejar XD). Y me he embarcado en un par nuevos, primero, escribir un pequeño manual de indumentaria eduardiana para principiantes en colaboración con Nuria Cortés para el Museo Zumalakarregi y, por ende, para todo el pueblo de Ormaiztegi; y, además, estoy aprendiendo a hacer vainicas ^^.

En cuanto a la recreación he bajado muchisimo el ritmo, creo que lo necesitaba, pararme y centrarme un poco por lo que quitando el Día del Elegante sólo he acudido a mi querido Portillo, con mi familia de la Compañía del Pondenco Blanco.

Ha sido un año en el que he aprendido mucho, pero también ha tenido sus sombras, mi gatita Luna, mi hermana, nos dejó a principios de año, después de 14 años juntas, por un cáncer de pulmón. Ha sido un trago muy difícil de superar y que todavía se arrastra a pesar de que ya hay un nuevo bebé en la casa, se llama Elurtxori (Avefría, aunque por lo general le llamamos Elur), como Luna es mezcla de común y siamés pero, en esta ocasión blanco como la nieve y, sordo como una tapia, no nos deja para ni un segundo... XDD


Este es Elur, el dia que llegó a casa con apenas tres meses, ahora está enorme!

Mi bebé, Mi Luna... Siempre te querré, estés dónde estés.